Intimidaciones, amenazas, difamaciones y represión de la libertad de expresión de los ciudadanos y medios comprometidos en Argelia

 

Después de un artículo en el que se informaba de que el hijo de un ministro del gobierno argelino ocupaba desde hace un tiempo un lujoso alojamiento para cargos gubernamentales, publicado por Algérie-Focus, la redacción de este medio ha sido objeto de una auténtica campaña de difamación dirigida desde páginas de Facebook próximas a algunas familias políticas. Igualmente, el redactor jefe de este medio, Abdou Semmar, miembro de Africtivistes, ha sufrido acusaciones difamatorias con contenidos que atentan contra su vida privada e, incluso, contra su integridad física.

 

Al redactor jefe se le reprocha estar al servicio del clan del ministro Abdesslam Bouchouareb. Y, de la misma manera, se acusa a Algérie-Focus de trabajar por cuenta de un operador de telefonía móvil. Nada y, menos aún estas acusaciones, que además son infundadas, puede legitimar un atentado contra la integridad física o moral de una persona en un Estado de Derecho.

 

Estas llamadas a la violencia, las amenazas de muerte apenas veladas difundidas y asumidas públicamente y esta campaña de difamación constituyen una peligrosa deriva y una violación gravísima de la legislación argelina.

 

Reprochar su libertad de enfoque y su compromiso a un medio representa un grave atentado contra la libertad de los periodistas y de los trabajadores de los medios de expresarse libremente, pero también de informar a sus conciudadanos.

 

Nosotros, Africtivistes, consideramos estas amenazas e intimidaciones arbitrarias y abusivas. Los múltiples ataques perpetrados contra los medios independientes y los periodistas críticos, la censura y la represión de la libertad de expresión, en Argelia, son un retroceso democrático y una falta de respeto a los compromisos internacionales tomados en materia de Derechos Humanos. Estas presiones y amenazas no acallarán, en ningún caso, el compromiso de los medios independientes de informar a los ciudadanos de la manera más objetiva y profesional.

 

Expresamos nuestro apoyo a nuestro compañero de Africtivistes argelino, Abdou Semmar, a la redacción de Algérie-Focus y reiteramos nuestra solidaridad a todos los medios y periodistas independientes, así como a toda las sociedad civil de la nación que combate este abuso de autoridad que vuelve a ser un golpe a nuestra democracia.

 

Por haber ratificado el pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos en 1989 y la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos en 1987, las autoridades argelinas violan impunemente la legislación internacional, al no proteger a sus ciudadanos en el uso de su derecho a la libertad de expresión y ciñen a su deber de información de los ciudadanos. 

 

Por este motivo, nosotros, Ligue des blogueurs et cyberactivistes africains pour la démocratie (Liga de blogueros y ciberactivistas africanos para la democracia), denunciamos firmemente estas amenazas, intimidaciones y difamaciones y exigimos la protección de la integridad física y moral del redactor jefe Abdou Semmar, así como la de todos los que luchan por las mismas causas y del conjunto de la redacción de Algérie-Focus, para que puedan ejercer sus derechos fundamentales: la libertad de expresarse e informar.

 

Permanecemos movilizados para que el respeto de los derechos de los ciudadanos, particularmente, los derechos vinculados a la libertad de expresión y de información sean respetados y protegidos para una democracia reforzada en África.